Entradas

INMENSIDAD

Imagen
Llevamos el recuerdo sin tregua,
sin adiós, sin despedida más allá del tiempo y del momento. Arropamos al corazón viviendo el instante, el sentido lamento del tierno corazón. Más allá del ayer más distante que el mañana vivimos aquello que glorioso nos hizo padecer un instante y vivir la inmensidad.

ESTAMPA

Imagen
Mira estampa que fuimos amantes, amantes de poco, y de nada. Pero esa esencia se esparció y su perfume aún perdura, más allá de aquella premura, más adentro y más latente que tú propia figura.(©T.N/Musa) 

EPOPEYA

Imagen
La noche rueda abismo abajo cayendo en la madrugada de las luciérnagas. Con insinuante destello proclama el inicio de todos los temblores que sacudirán a la Tierra cuando sin pensar, sólo sintiendo cada célula enloquecerá y el órgano sea un latido un pulso en desenfreno que como manta de deseo nos cobije a todos. Y después, se apagarán las luces se nublaran las miradas enmudecerá el silencio
y estallará la epopeya.(©T.N/Musa)

ENSUEÑO DE AMANTE

Imagen
La figura gentil del canto amoroso del ruiseñor que arrulla la voz que deslumbra el atardecer glorioso.
Tu imagen da vida a personajes de ilusión a destellos de clamor que vibran cual diamante.
Tú eres el señor que hace resplandecer la nota de la canción que estremece al oír.
Tú eres el clamor de la vida y su sentir.
Tú eres el embrujo que estremece al alma Tú, nos das la voz que arrulla al corazón.


ENAJENADA

Imagen
Desbordaste la mar y brotaste un caudal que reluciente, y sin igual te atreviste a planear. Fue una amalgama de tonos y colores fue al naciente una imagen elocuente. La bordaste a la media noche, la hiciste emanar sin fantoche. La vestiste de gala y engalanaste la noche resaltando las estrellas que aun en el amanecer deambulan más bellas. (Musa)

EL MILAGRO

Imagen
Desvistiendo al alba unas nubes silenciosas cobijaban las estrellas venían desde muy lejos dejaban detrás otro cielo que ya estaba en el ocaso.
Un coqueto rayo de luz resplandecía en la marea el vuelo de las gaviotas se unía al susurro de las olas y juntos anunciaban la mañana.
Nos miramos en silencio contemplamos el milagro. Éramos testigos del sublime alumbramiento: un día estaba naciendo. (Musa)

ENAJENADA

Imagen
Desbordaste la mar
                                                    y brotaste un caudal                                                     que reluciente,                                                     y sin igual                                                     te atreviste a planear.                                                   Fue una amalgama                                                   de tonos y colores                                                   fue al naciente                                                   una imagen elocuente.                                                  La bordaste                                                 a la media noche,                                                 la hiciste emanar                                                 sin fantoche.                                                La vestiste de gala                                               y en…